cerrar menu mobil
¿Cómo se limpian las trufas?

¿Cómo se limpian las trufas?

Las trufas son una especie de hongo perteneciente a la familia Tuberaceae, y poseen un aspecto redondeado similar al de las patatas, aunque no siguen un patrón singular. Su corteza tiene surcos donde se incrusta la tierra al ser removidas de la misma, por lo que saber cómo limpiar las trufas requiere de mucha atención a los detalles.

En la actualidad existe una gran variedad de trufas, pero no todas son aptas para el consumo humano. Asimismo, de estas destacan las trufas negras y las blancas, debido a sus sabores y aromas atrayentes, sobre todo por el agregado amargo, fuerte o picante que le ofrecen a las comidas.

Además de todo esto, las trufas son consideradas como hongos medicinales, y se sabe que poseen una variedad de minerales y vitaminas excelentes para el organismo. También contiene una buena cantidad de hidratos, grasas y líquidos, que las hacen ser bastante ligeras.

Es excelente para combatir el estrés y favorece la concentración, por lo que ayuda a mejorar el rendimiento en diferentes actividades. Ahora bien, si es la primera vez que utilizas este hongo en tu cocina, entonces aquí tendrás varios consejos para saber cómo limpiar las trufas de la manera correcta.

¿Qué necesitamos para limpiar las trufas?

Las trufas son cosechadas directamente de la tierra, por lo que es bastante común que posean muestras del suelo donde han sido sembradas. Estas muestras deben ser eliminadas de forma precisa, para evitar que contaminen nuestras comidas y, por consiguiente, nuestro organismo.

Ahora bien, para la limpieza de estos hongos necesitaremos una serie de implementos que encontraremos en casa. Por ejemplo, se requiere un cepillo adecuado para cada tipo de trufas, uno de cerdas gruesas para las trufas negras y otro de cerdas suaves para las trufas blancas.

También necesitaremos de un cuchillo de punta redonda, que usaremos en los surcos más difíciles del hongo. Se recomienda que sea redondo, ya que así se evita el deterioro o cambio de sabor del mismo.

Adicionalmente, necesitaremos un envase con agua fría y un trapo totalmente limpio. Si después de limpiarlas decidimos congelarlas, también requeriremos de una tela de algodón o papel de aluminio. Teniendo estos objetos a nuestro alcance, lo último que necesitamos es poner mucha atención y cuidado en la limpieza.

¿Cómo se limpian las trufas blancas?

La trufa de Alba o trufa blanca es una de las variedades más importantes, apreciadas y costosas del mercado. Normalmente, es utilizada con pastas, ensaladas y plastos con sabores suaves; además, suele ser encontrada en varias zonas de Italia.

Para su limpieza es necesario un procedimiento suave y cuidadoso, ya que se cobertura suele ser menos rígida que la de otras trufas. Para ello es necesario remojar en agua el cepillo o el trapo, y pasarlo concienzudamente por toda la superficie de la trufa.

Podemos también remojarlas en agua fría para ayudar a que la tierra incrustada se ablande; no obstante, debemos tener en cuenta que las trufas suelen absorber líquidos, por lo que no debemos dejarlas remojando por mucho tiempo. En los casos más difíciles, debemos pasar el cepillo repetidas veces.

Una vez que sabemos cómo limpiar las trufas blancas y quedan totalmente higienizadas, debemos secarlas para que vuelvan a su estructura original. Podemos utilizar un aparato de secado o el calor del ambiente, a una temperatura de unos 40 grados máximos, de manera que no se tuesten. Posteriormente, podemos prepararla para su conservación en frío.

¿Cómo se limpian las trufas negras?

La trufa de Périgord o trufa negra posee una corteza mucho más resistente que las blancas, pero no por eso debemos descuidarla. Esta suele ser consumida en un rango de 10 días después de su recolección, para evitar que se pierda su frescura, sabor y aroma característicos. Pueden ser encontradas en Francia, España o Italia y suelen ser usadas en salsas, ensaladas y embutidos.

Al momento de realizar su limpieza, debemos hacer una combinación entre el uso del cepillo y del cuchillo. El cepillo debemos remojarlo en el agua para luego pasarlo por toda la superficie de la trufa, ya que esto favorecerá el retiro de la tierra; mientras que el cuchillo lo usaremos en las zonas más intrincadas de su superficie, donde la tierra se acumula y solidifica, haciendo difícil la limpieza.

Ahora que sabemos cómo limpiar las trufas negras, solo nos queda prepararlas para su conservación. Para ayudar a retirar los residuos más pequeños y secar las trufas, debemos pasar el trapo seco y limpio suavemente por su superficie, y luego cubrirla con la tela de algodón antes de refrigerarlas.

Consejos de conservación de las trufas

Las trufas blancas y negras pueden ser congeladas y se conservan en perfecto estado por suficiente tiempo, pudiendo ser utilizadas una y otra vez mientras no se descongelen. Para su conservación, debemos tener en cuenta una serie de consejos que ayudarán a preservar su calidad y frescura.

Ahora bien, la temperatura ideal de conservación en refrigerador varía entre 2 y 5 grados, de manera que no se desnaturalicen o resequen. Además, lo ideal es colocarlos en la parte más baja del refrigerador, donde reciban frio sin congelarse.

No se deben dejar al aire libre, ya que existe riesgo de oxidación y pérdida de aroma y sabor, incluso aunque no hayan sido cortadas o se les retire la corteza. Además de esto, tampoco deben ser almacenadas en envases herméticos; lo ideal es guardarlas en la tela de algodón o en un envase con papel transparente o de aluminio.

También podemos utilizar envases que tengan aberturas, como cestas o recipientes de barro, con un trapo limpio y húmedo que funcione como cubierta. Al momento de utilizarlas en las comidas, se aconseja rallarlas o laminarlas sin permitir que se les baje el frio. Una vez utilizada, se deben volver a refrigerar.

Las trufas negras o blancas han pertenecido a diferentes recetas debido al agregado de sabor y aroma que ofrecen, volviendo platos sencillos en asombrosos. Para estos platos debemos saber cómo limpiar las trufas de la forma correcta, de manera que conserven sus beneficios, mientras se le retiran todas las impurezas.

 

Enlaces de interés

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Visto: 55
Sin conexión a Internet